Smoothies fit. Bate que bate.

¿Qués os sugiere la palabra smoothie?

Definición de smoothie: “Del inglés smooth: suave,es un batido de fruta comercializado con esta apelación. Es una bebida cremosa no alcohólica preparada a base de trozos y zumos de fruta, concentrados o congelados, mezclados tradicionalmente con productos lácteos, hielo o helado. Sin embargo, tiene una base líquida pudiendo ser entre ellas agua, leche o yogurt; hielo y pulpa de fruta”

¿Sabíais que el smoothie proviene de la tradición de tomar mezclas de fruta fresca batida, en los países tropicales de América Latina?. Esta tradición ancestral pasó a Estados Unidos donde rápidamente se puso de moda.

Pero aún hay más …El concepto nació en California en los años 1960 junto a un boom de gente que sentía la necesidad del cuidado personal y los gimnasios, las bebidas energéticas y bajas en calorías y grasas. Productos que tuvieron gran auge durante esta época fueron todas las bebidas light  naturales y orgánicas.

Los smoothies fueron una alternativa energética y vitamínica a las bebidas artificiales o los refrescos. El smoothie se popularizó a finales de1969 en Estados Unidos a través de las tiendas especializadas de productos naturales y los vendedores de helados como bebida refrescante. Poco a poco se fueron comercializando envasados, a medida que crecía la demanda de productos naturales por consumidores preocupados por la salud.

Todo ésto suena muy bien, pero investigando un poco más, encontré un estudio de los productos comercializados como smoothies, realizado por la  OCU, que es la “Organización de Consumidores y Usuarios” , en la que la organización avisa de que su consumo no equivale al de fruta fresca.

Los análisis de los smoothies ofrecidos por marcas comerciales demuestran que éstas aseguran que el producto equivale a una ración de fruta fresca cuando en realidad no alcanza cantidades mínimas de nutrientes tan característicos de la fruta fresca como la fibra y el ácido fólico.

A parte de los numerosos ingredientes no naturales presentes en la composición de los smoothies, se comprobó que los procesos de elaboración de estos productos implican unas mermas importantes de los nutrientes de las frutas de origen. Resultan además más caros que la fruta fresca.

 

Así que, ¿para qué comprarlos si podemos hacerlos con nuestras propias manitas y encima adaptándolos a nuestros gustos y necesidades?. ¡Venga manos a la obra!.Os dejo la receta de dos smoothies que a mi personalmente me encantan. Espero ver vuestras propias elaboraciones en redes sociales:

Recordad poner los “hashtag” : #entreanna #entrenamientoconsciente #alimentacionconsciente #verano2017

Recetas:

  • Frappé fit:
    Leche desnatada sin lactosa
    1 plátano
    3 dátiles (¡sin pepita!)
    1 taza pequeña de café , en mi caso descafeinado, solo bien frío
    1 cucharada sopera de cacao 0%

 

  • De avena y fresas:
    250 g fresas, a ser posible frecas
    200 g leche ( poned la que a vosotr@s os guste: soja, arroz, coco, avena …)
    2 cucharaditas miel
    1 cucharadita extracto de vainilla o canela
    2 cucharadas harina de avena fina
Sígueme

Anna Martínez

Entrenamiento consciente para atletas de la vida real
Sígueme
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *