Dignificando la tartera. De vuelta a la rutina.

Todo es acostumbrarse y aprender a sacar el lado bueno de las cosas. Que tenemos que comer en el trabajo y cargar con el tupper desde por la mañana, pues lo hacemos, pero con mucho estilo y sobre todo cuidando lo que metemos en ellos.

Los sándwiches y los bocadillos valen para un día, pero para esa legión de trabajadores que comemos fuera de casa, y queremos comer bien, saludable y casero, la  tartera o tupper es nuestra salvación.

No obstante, tras las buenas intenciones iniciales de comer bien, con nuestra tartera personalizada, en ocasiones, terminamos llenándola con sobras metiendo siempre lo mismo (pasta, ensalada de pasta, ensalada de arroz, pasta otra vez) o, aún peor,comida preparada ultracongelada.

Para que ésto no nos suceda, debemos tener en cuenta algunos detalles:

  • Menú variado y acorde a las condiciones del lugar de trabajo.Si en tu oficina dispones de algunas ayudas como un horno microondas y un frigorífico la tarea de pensar el menú será mucho más sencilla, y podrás optar por un mayor número de platos y preparaciones. Pero si, por el contrario, no dispones de frigorífico en tu trabajo, desiste de llevar una ensaldilla rusa al curro u otra elaboración con mayonesa, ni un pastel de pescado.
  • No por comer de “tupper” debemos de comer como unos autómatas delante del ordenador. Intentemos cambiar de lugar buscando un sitio cómodo y agradable, ¡ah! y en una mesa por favor, nunca de pie.
  • No hay que pensar en el “tupper” como un recipiente donde echar todo aquello que tenemos por la nevera. La comida que preparemos debe aportarnos proteínas, carbohidratos, vitaminas, grasas y fibra, igual que una comida equilibrada en casa. Cuando no incluyamos demasiados alimentos con proteínas como carne o pescado, intentaremos tomar estas por la noche para compensar.
  • Primero, segundo y postre: Bueno, ya sabemos que esto es bastante complicado, pero entre un menú completo de tres platos, y comer solo un tupper con una ensaladita hay un término medio. Si llevamos una tartera con un plato de fuerte, podemos comer plato único, pero si llevamos un plato más ligero, lo podemos complementar con un frasco pequeño de consomé o gazpacho para tomar bebido.

Vamos a dignificar el uso de la tartera de toda la vida, con unas recetas sencillas y ricas:

«Wok de pollo y verduras»

  • 2 pechugas de pollo de corral
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 1 calabacín
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • Salsa de soja
  • Sal (opcional)

Cómo hacer:

– Comenzamos limpiando bien las verduras y cortándolos en juliana. No lo debemos partir en trozos pequeños como si hiciéramos un sofrito, porque lo suyo es que noten las verduras en el wok. Empezamos rehogando los pimientos, el puerro y la zanahoria. Luego pondremos el calabacín que es más blandito y tarda menos en cocinar.

– A los 10 minutos agregamos el calabacín y rehogamos otros 10 minutos. Pasado ese tiempo agregamos el pollo de corral cortado en trozos. Lo salpimentaremos, pero con cuidado porque le incorporaremos soja y esta salsa ya le aporta sal. Una vez se haya cocinado el pollo lo aderezamos con salsa de soja como he comentado previamente. Opcionalmente le podemos poner un poco de salsa picante ya que hay gente que este tipo de platos le gusta que tenga un toque de potencia.

«Tallarines con trigueros, habitas y nuez moscada»

Ingredientes para dos personas

  • 150 gramos de pasta, en este caso usé tallarines pero podeís usar cualquier pasta larga
  • 10-15 espárragos trigueros eso ya depende de cada uno y de la cantidad que quiera de ellos.
  • 100 gramos de habitas
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Aceite de Oliva

Elaboración:

– Esta receta es tan sencilla que iniciaremos por cocer la pasta como indique el fabricante.

-Ahora en una sartén rehogamos los trigueros. Para quitarle las partes duras los “chascamos con la mano” y donde se rompan, lo retiramos, podemos usarlo luego para hacer caldo o una crema.

-Una vez pasen unos minutos con los espárragos rehogados añadimos las habitas, las añadimos más tarde porque son más blandas y tardaran menos en hacerse.

-Escurrimos la pasta y la mezclamos con las verduras rehogadas.

– Colocamos en la tartera nuestra ración, ponemos en un botecito un bueno chorro de aceite de oliva bueno y la ralladura de nuez moscada para rociarlo por encima a la hora de la comida y listo!!!

«Quiche fácil para tupper»

Ingredientes:

  • 1 lámina brisa
  • Tomates cherry
  • 1 cebolleta fresca
  • Bacon
  • Un bote pequeño 200 ml Nata líquida
  • 2 huevos
  • 150 g aprox. queso rallado (emmental, gruyere.. el que más te guste)
  • 2 cucharadas sopera queso crema tipo philadelphia
  • Tomillo
  • Sal
  • Aceite oliva
  • Pimienta negra

Elaboración:

-Precalentar el horno a 180º

– Extender la lámina de masa brisa sobre el recipiente de horno, yo suelo poner debajo papel de hornear para evitar que se pegue.

-Pinchar la masa con un tenedor para que no se hinche y hornear unos 5 o 6 minutos.

– Para el relleno. Cortamos la cebolla y la pochamos con un poco de aceite a fuego medio, bajo, hasta que esté caramelizada.

-Añadimos el bacon y doramos.

-Ponemos los tomates cherry cortados por la mitad y salteamos todo bien, lo dejamos un par de minutos para que el tomate suelte el agua, ponemos un poco de tomillo.

-En un bol mezclamos bien los huevos, el queso rallado (guarda un poco para poner por encima después y que gratine bien) el queso crema, la nata y salpimentamos.

– Ponemos el sofrito en el fondo de la masa, repartimos bien y cubrimos con la mezcla anterior. Y para terminar, echamos queso rallado por encima (al gusto) y lo metemos en el horno hasta que esté dorado y crujiente, mas menos unos 20 minutos.

Atletas, os deseo una feliz semana y os invito a que compartáis con tod@s nosotr@s vuestras recetas para el «tupper». Feliz semana!!!

Sígueme

Anna Martínez

Entrenamiento consciente para atletas de la vida real
Sígueme
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *