Actividad física y embarazo. Una nueva vida en mi interior.

Es completamente imposible expresar con palabras, la mezcla de sentimientos y emociones que te invaden en el momento de saber que «una nueva vida» esta dentro de ti. A partir de ese mismo instante comienza un viaje que será inolvidable durante el resto de mi vida, un viaje que puede ser maravilloso o que por el contrario puede que comience con los típicos síntomas de las primeras 12 semanas.

Mareos, vómitos, cansancio, ardores, hipersensibilidad a los olores, cambios de humor,no poder soportar la comida que antes te encantaba, inapetencia, dolor de cabeza y sueño mucho sueño. Ahora bien con éste cuadro de síntomas, ¿qué tipo de actividad física te puede apetecer realizar?, os respondo NINGUNA. Pues si, después de estar sin para desde los 19 años es la primera vez en mi vida que mi cuerpo y mi mente dijeron: «hasta aquí».

Los días que me encontraba mejor salía a caminar, pero cada 10 minutos tenía que pararme porque las pulsaciones se me disparaban o me mareaba y tenía que sentarme, pero poco a poco,con constancia y sobre todo escuchando mi cuerpo, a día de hoy consigo realizar caminatas de 1hora de duración a un ritmo medio alto.

Con el post de hoy me gustaría dirigirme a todas las chicas que somos primerizas, aquellas que hemos realizado actividad física durante mucho tiempo y a todas aquellas que por el contrario el deporte no forma parte de su vida. En ambos casos me gustaría compartir vuestras experiencias ,cómo os sentis, como lleváis todos los cambios que se producen en nuestro cuerpo que poco a poco va cosiendo un cuerpo a medida de la personita que llevamos dentro.

Está claro que el ejercicio nos viene bien a nosotras y al bebé, pero siempre bajo supervisión médica y con el consentimiento de nuestro ginecólogo. Lo que menos se recomienda es iniciar una actividad nueva a la que el cuerpo no está habituado, pues podría repercutir negativamente en nuestro estado.

Las actividades que podemos realizar van desde pilates, gimansia, actividad en el agua, siempre y cuando estén impartidas por profesionales que conozcan las variantes y las adaptaciones de cada ejercicio para que la actividad nos favorezca en vez de perjudicarnos.

En el post de la próxima semana compartiré con vosotr@s los ejercicios y recomendaciones para realizar en casa, que me han sido recomendados tras la valoración personalizada de un equipo de fiosterapeutas especializados en el trabajo con embarazadas.

Feliz semana familia.

 

Sígueme

Anna Martínez

Entrenamiento consciente para atletas de la vida real
Sígueme
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *